Adiós a los BRIC…

Published by Diario Financiero (28/02/2020)



Los BRIC surgieron como una gran promesa a inicios de siglo. Un grupo de cuatro países, Brasil, Rusia, India y China, destinados a superar en el largo plazo a los mercados desarrollados. Aceleradas tasas de crecimiento, apertura comercial y un explosivo potencial demográfico los pusieron en la mira de los inversionistas. Hacia 2001, Jim O’Neill, aún en su cargo de economista jefe de Goldman Sachs, había ya instalado las siglas BRIC, y pronto se convirtieron en sinónimo de toda una categoría de países: los emergentes.

Dos décadas después el mundo ha visto, sí, el gran despegue de China. Pero ni Rusia, ni Brasil, y en menor India, se han convertido en los nuevos tigres económicos que se vaticinó. Problemas de corrupción, la falta de reformas y la desaceleración de sus economías han afectado a estos países.

Si entre 2000 y 2008 los BRIC crecieron en promedio 7% (vs. 2,3% del G7), en la última década su expansión se redujo a 4,6%, sostenidos por la expansión de China e India. Tampoco han ganado mucho terreno a nivel financiero. Después de un gran salto en la primera década del siglo, cuando los emergentes pasaron de tener 3,96% del índice MSCI All Countries a 12,5% en 2009, prácticamente se estancaron tras la crisis financiera. Hoy tienen apenas una décima más. Solo China ha expandido explosivamente (1500%) su participación en el índice acciona

rio, que sigue dominado (56%) por Estados Unidos.

¿Qué hicieron mal los BRIC? O’Neill, hoy presidente del think tank Chatham House, cree que la respuesta es “nada”. “No estoy seguro de lo que lo hicieran algo mal per se, aparte de que dos de los cuatro países han experimentado una muy decepcionante segunda década. Tanto Brasil como Rusia tuvieron un pobre desempeño en su crecimiento desde 2011, y esto refleja su excesiva dependencia de las materias primas”, afirma desde Londres. La relación es más clara si se tiene en cuenta que desde enero 2011 hasta ahora el precio de los commodities (medido por el CRB Index de Thomson Reuters) ha perdido casi 47%.

Lo cierto es que O’Neill, como lo atestiguan entrevistas pasadas, siempre apostó a que estos países emergentes serían capaces de sacar adelante las reformas necesarias para modernizar sus economías. Hoy lo piensa mejor. “Supongo que tal vez los BRIC nunca debieron incluir a ningún productor de materias primas, y menos aún a los que no pueden adaptarse, y reducir su dependencia del ciclo de las materias primas”.

Como muestra de este argumento, destaca que China e India están cumpliendo ampliamente las proyecciones que hizo para los BRIC. “A pesar de la actual grave crisis a corto plazo (por el coronavirus), China sigue en camino de convertirse en una economía tan grande como la de Estados Unidos a finales de esta década. Mientras India superará a Alemania en algún momento de esta década, probablemente”.

Las proyecciones hacia 2050 coinciden con las de O’Neill. Al menos en parte. La idea de que China superará a EEUU se instaló en el mercado desde 2017, en base a un reporte de PwC que utilizó un PIB ajustado por poder de paridad de compra. Según este ranking, a 2050, China e India serán las economías más grandes del mundo, seguidas por EEUU e Indonesia. La consultora Capital Economics publicó recientemente su propia proyección también a 2050, pero en base a un PIB ajustado por tipo de cambio. Bajo este modelo, EEUU sigue liderando, pero China sigue sin superarlo. India se ubicaría tercera. Bajo cualquiera de los dos modelos, sí, India desplazaría a Alemania. Pero según el ranking de Capital Economics, Indonesia será la quinta economía del mundo (detrás de Japón), pero Brasil habrá salido entonces del top ten, reemplazada por Corea del Sur.

Para Capital Economics, los emergentes irán perdiendo fuerza en las próximas décadas. Incluso China desaceleraría su crecimiento de un 6% a 2,2%, a medida que su potencial demográfico se reduce, al igual que el impacto de las medidas tomadas a inicios de siglo.

¿Son en este contexto India e Indonesia las nuevas promesas emergentes? O’Neill contesta: “India necesita adoptar reformas más fuertes para poder lograr el crecimiento potencial que tiene gracias a su fabulosa demografía. En teoría, la India podría crecer en promedio cerca del 10 por ciento en los próximos 15 años. Aunque es más probable que su tasa de expansión sea entre el 5 y el 8 por ciento. En cuanto a Indonesia, tienen alguna justificación el que esté en esta categoría. De hecho, es el país más injustamente tratado al haber quedado fuera de los BRIC, y creo que esta década, probablemente se hará más grande que Rusia. Como la India, tiene una gran demografía. También comparte algunos de los desafíos, especialmente cuando se trata de reformas económicas”.

No serían los únicos. Si de potencial se trata, O’Neill también a otros países como promesas. “Hay algunos emergentes que también podrían llegar a estar entre las 20 economías más grandes del mundo; Turquía, quizás en la próxima década, Nigeria, y tal vez México finalmente se sacuda la corrupción y el mal gobierno y pueda crecer y hacerse más grande”.

Recent Posts

See All

Un escenario de guerra

Published by Diario Financiero (18/03/20) Tina Fordham también está en cuarentena voluntaria. Desde su casa en Londres monitorea minuto a minuto las decisiones de los gobiernos en torno al coronavirus

Diciembre, un mes clave para proyectar el 2019

El mundo se prepara para decir adiós a los récords en la bolsa y al dinero a bajo costo. El próximo será un año de desaceleración, elecciones clave, nuevos gobiernos en Latinoamérica y el debut en bol

© 2018 by Cecilia Suárez for Marcela Vélez-Plickert.